Bookmark and Share
Los hoteleros madrileños piden al Gobierno la creación de una mesa de trabajo para impulsar la promoción de los destinos urbanos
Consideran necesario que Turespaña incremente la partida presupuestaria que destina a impulsar la imagen y el turismo de la Comunidad de Madrid.

Instan a la Administración la puesta en marcha con ‘carácter urgente’ de una normativa que regule el alquiler de las viviendas de uso turístico en pro de la calidad y el empleo

Madrid, 26 de enero de 2017.- La Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) reclamará a Turespaña, organismo nacional de Turismo responsable de la imagen de España en el mundo, una apuesta más decidida por la promoción turística de los destinos urbanos y la creación de una mesa de trabajo en la que estén representadas los principales puntos turísticos metropolitanos de España.

El presidente de la AEHM, Gabriel García, ha señalado que el único objetivo de esta mesa es la defensa de los intereses de los destinos urbanos y, para lograrlo, considera necesario incrementar las partida presupuestaria destinadas a la promoción del destino con el fin de “poner en valor el papel que juega el sector hotelero en la economía de nuestro país”.

Para lograrlo, los hoteleros de Madrid consideran necesario que se produzca un cambio de paradigma en el sector que pasaría por un esfuerzo de promoción donde se hiciera patente la apuesta decidida por el turismo de ciudad, ya que “es apostar por un modelo turístico de alto valor añadido, desestacionalizado y de mayor impacto para la actividad económica”, ha matizado García.

En este sentido, la AEHM considera que Turespaña sigue centrando sus esfuerzos de promoción en el turismo de ‘sol y playa’ dejando a un lado a los destinos urbanos, quienes tratan de fidelizar a los turistas a través de sus tarifas.

Es el caso de la Comunidad de Madrid, que ha conseguido recuperar las tasas de ocupación anteriores a 2007 a costa de reducir los precios de los establecimientos cerca de un 20%, mientras que la media nacional lo ha hecho subiendo las tarifas un 7% aproximadamente, según datos del INE.

“Mientras el precio medio de los hoteles españoles es un 7% superior al nivel de antes de la crisis, nuestro sector se ha visto obligado a afrontar una reducción media del 20% para fidelizar la clientela y hacer frente a la competencia desleal de las nuevas plataformas digitales, que operan con gastos fiscales y administrativos muy inferiores”, ha recalcado García.

Frente a la competencia desleal

La escasa promoción no es el único problema al que se enfrentan los establecimientos hoteleros ubicados en destinos urbanos, ya que ahora tienen que lidiar contra el fenómeno de las viviendas de alquiler de uso turístico cuya actividad ha frenado en seco la recuperación de la ocupación en destinos como Madrid.

Según datos de Exceltur, más del 50% de la oferta de viviendas de alquiler de uso turístico que hay en Madrid no está registrada. De hecho, en el último año la ciudad ha pasado de tener 10.000 apartamentos que sumaban 37.000 plazas a tener registradas 20.000 viviendas con 78.000 camas. Este crecimiento ha alertado al sector hotelero de la capital, quienes consideran que la Administración debería actuar de oficio ante situaciones como esta.

Hay que recordar que esta competencia desleal juega en contra del sector hotelero a todos los niveles y es un claro perjuicio contra el empleo, ya que por cada 100 plazas hoteleras se generan 20 puestos de trabajo directo y en el caso de las viviendas de alquiler de uso turístico ese ratio se reduce a 2.

“Nosotros somos partidarios de la regulación, no de la prohibición. Queremos que exista una normativa, igual que la tenemos nosotros, para la apertura de estos establecimientos y no sólo por temas de calidad sino también para tener un control y garantizar la seguridad, máxime cuando ahora hay tanta preocupación con el tema del terrorismo”, ha explicado el presidente de la AEHM.

Por este motivo, la Asociación que representa a los hoteles de Madrid exige tanto al Ayuntamiento como a la Comunidad de Madrid la puesta en marcha de medidas de inspección y de sanciones disuasorias para evitar la conversión de viviendas en alojamientos turísticos.